Y si en España hay Mercadona en UK no se quedan atras

Ya ha pasado una semana desde que me diera la locura de hacerme “inglesito”, semana que no ha estado exenta de vivencias y cosas que cualquier español de a pie consideraría extrañas, pero ¡qué le vamos a hacer! Ojalá tuviera tiempo de poder escribirlas todas sin olvidarme de ninguna.

Lo primero que he de constatar, y con el trabajito que nos ha costado hacerlo realidad es de recibo mencionarlo es que, ¡ya tenemos piso! Tras una semana de estancia en una especie de residencia de estudiantes, estando dos personas en una habitación individual, hemos conseguido hacernos de un pisito en una zona realmente buena y para colmo realmente cerca del centro de Londres. Es por eso que ahora viene la segunda parte: ¡comprar cosas!

Para comprar cosas evidentemente hace falta lo siguiente: tiendas de cachivaches y supermercados. Los cachivaches es evidente, vasos, platos, sartenes… porque para el que no lo sepa aquí en UK no son tan generosos como nosotros los españoles a la hora de alquilar apartamentos, noooooooo. Ellos te dan el pisito como si te lo acabaras de comprar, es decir, sin nada. No platos, no hay cubiertos, por no haber no hay ni TV, aunque en algunos pisos en las fotos aparecía una tele luego te decian que no iba incluída en el precio.  Todas estas cosas uno las tiene que comprar y poner de su bolsilllo, evidentemente, por lo que es realmente importante el saber algún sitio relativamente barato donde poder hacerse con todo esto. Hay una tienda realmente curiosa y muy popular en UK llamada “Argos”. Los Argos son una especie de miniIkeas donde entras y ves que hay unas maquinitas, unos libros que son catálogos de productos y los típicos empleados que te ayudan, cobran, atención al cliente, etc. La historia es que ahí uno llega y mira en los libritos, tochos a más no poder de más de 1000 páginas, lo que quiere comprar, algo que es realmente sencillo ya que está por índice. Cuando lo encotremos apuntaremos el código que deberemos de poner en las maquinitas que hay en la tienda que a continuación emitirán un ticket con el que podremos pagar por tarjeta o en metálico y acudir al punto de recogida. Otra opción, que recomiendo enormemente, es hacerlo por Internet. Accedes a tooooodo el catálogo de cosas con un sistema de búsqueda algo más ameno que estar mirando en un librito y por supuesto se pueden ir reservando las cosas; es más, si uno quiere puede ir viendo la disponibilidad en las diferentes tiendas por si fuera muy urgente el tema para poder ir y recogerlo lo antes posible.

Gracias a esta fantástica tienda anoche pudimos cocinar, beber en vasos de cristal (las últimas semanas solo podíamos hacerlo en vasos de plástico) y un largu;isimo de cosas que a uno le parecen normales hasta que se encuentra con que esas cosas tan sencillas sencillamente te faltan.

Ya con los “cachivaches” comprados la siguiente opción es comprar la comida que irá para la casa. En Inglaterra existen un buen puñado de supermercados. Quizás haya incluso menos variedad de supermercados que en España, sin embargo con un poco de experiencia comprando uno sabe perféctamente qué va a comprar cuando entra en cada uno de ellos. Para que quede claro, en UK existen los siguientes supermercados que son más o menos los más conocidos: Marks & Spencer, Waitrose, Sainsbury, Tesco, Colaborative, Iceland y por supuesto los Lidl. Luego hay otros dos, realmente curiosos, que es un poco lo que todos los que vivimos la era dorada de la Peseta conocíamos como los “Todo a 100”. La particularidad de estos “todo a 100” británicos es que te encuentras DE TODO, desde comida hasta artículos de baño, y yo al menos de momento conozco dos marcas: 99p y Pounland. 99P es un establecimiento en el que todo está a 99 peniques, es decir 0.99 libras esterlinas y Pounland viene a ser lo mismo pero en lugar de 99 peniques los precios son de 1 libra esterlina. Todo, absolutamente todo en estos establecimientos está a este precio. De hecho algunas cosas son en plan “llévate dos por 99p”. Nosotros hemos llegado a encontrar desodorantes tipo de los que cuestan en España 3 euros a 1 libra esterlina. Ni cabe decir que cada vez que vamos a dichos establecimientos hacemos una buena compra porque sale a cuenta.

En cuanto a los supermercados es un poco dependiendo de lo caro y la calidad que uno desee. Los M&S son realmente buenos en calidad, muy muy buenos, pero claro, son caros de narices. Aquí se les suele poner el apelativo de “Marks & Expensive” ya que Expensive significa en inglés caro, haciendo un juego de palabras con el nombre original. Eso sí, si te metes y pillas ofertas pillarás cosas de muy buena calidad a unos precios más que razonables. Waitrose le sigue un poco de cerca. No es tan caro, de hecho hemos llegado a ver ofertas a precios más bajos que los supermercados baratos, pero claro, son ofertas. Por lo normal si uno quiere comprar cosas de mucha sin llegar a la burrada de M&S este es su sitio. En cuanto a Tesco, debe de ser el supermercado más extendido por Londres. Los hay a patadas y por todos lados. No está mal, pero a mí me sigue pareciendo más un supermercado de ir a comprar algo en plan de “se me han olvidado las galletas” que otra cosa. Si tienes ofertas pues las aprovechas y poco más ya que casi a la par de precios están los Sainsbury que a mí personalmente me gustan más. Finalmente están los Iceland. A pesar de que el nombre suene a “Pais de hielo” no dejan de ser supermercados normales y corrientes. Es cierto que abunda mucho la zona de congelados, donde hay prácticamente de todo, pero ayer por ejemplo nosotros compramos sal, verduras, etc. Iceland es en lo que a supermercados generalistas se refiere el más barato y no significa que hayan productos como en Lidl que no los conoce ni su madre. Por ejemplo, ayer compramos una ensalada Florette por el módico precio de 1 libra, es decir, el mismo precio que en España (1,30 euros). Este supermercado, aunque si lo comparamos por ejemplo con un mercadona es mucho más caro, tiene precios muy similares a los de un supermercado español y no te pegan una clavada por comprarte a lo mejor cuatro cosas.

Ya tenemos piso, la compra hecha y cachivaches metidos. ¿Qué será lo próximo?