Al iPhone 4 le gusta iOS 7.1

Desde siempre he sido un firme defensor de no actualizar los sistemas operativos hasta tener una certeza casi absoluta de que son estables y como no, funcionan perfectamente en el equipo en cuestión, ya sea un ordenador, móvil o tablet, sin embargo por una vez en la vida tuve la desgracia de que esto no sucedió en mi penúltima actualización de mi iPhone 4.. ¡sí! ¿qué pasa? He dicho 4, nada de 4S, ni 5, ni nada, 4 peladito de toda la vida.

En fin, la historia fue la siguiente: por causas que no vienen al caso  tuve que actualizar mi teléfono al nuevísimo y “superguay” sistema iOS 7 cuando yo estaba tan contento y de maravilla con su versión 6. La verdad es que no me hizo ni puñetera la gracia tener que actualizar cuando no conocía a nadie que me dijera si iba realmente bien en un 4 pelado (En el 4S sí que tenía referencias) pero me tuve que arriesgar. Nada más actualizarlo todo parecía ir bien, buena velocidad, aspecto muy minimalista, animaciones muy cuidadas y suaves.. en fin, que respiré tranquilo en ese momento… pero solo en ese momento…

El paso siguiente fue empezar a instalar las aplicaciones. Ya sabemos que cuando hay una actualización mayor del sistema, el instalador te borra todas las aplicaciones y tras actualizar las puedes volver a instalar de un plumazo o quedarte sin ninguna e ir poco a poco. Mi opción fue la segunda “solo por si acaso”. Instalé las aplicaciones más cotidianas, activé iCloud para no perder ni un solo archivo y… ahí empezó la pesadilla. En cuanto instalas unas cuantas aplicaciones el sistema se empieza a volver terriblemente lento, tanto que hasta desespera. Para colmo el teclado de toda la vida, el cual debería de ser una cosa ágil y lenta se vuelve un desastre, tarda casi 5 segundos en responder cuando lo abres. En mi absoluta desesperación empiezo a buscar por todo San Google algún remedio para paliar la lentitud del sistema y aunque encuentro “Algunos truquitos”, casi todos basados en hacer el famoso Jailbreak e instalar aplicaciones que aceleran todo lo posible el resultado no dejaba de ser poco satisfactorio y a la vez un parche malo.

Hace poco leo que había salido la actualización al iOS 7.1 y es cuando piensas esa máxima de todo buen informático que te dice “para joderla aún más, mejor quédate como estás.” por lo que obvié dicha actualización por si acaso ya, para colmo, tuviera que literalmente tirar mi teléfono a la basura, hasta la semana pasada…

Por casualidades de la vida estaba buscando unos parámetros para que en caso de hacer una App para iOS se viera igual de bien en iOS 7 que en iOS 6 leo que la última versión de iOS 7.1 estaba tan optimizada que sobretodo los usuarios de iPhone 4 habían notado la diferencia, mientras que los del iPhone 5 casi no se habían enterado. Fue leer eso y pensar ¿de verdad? ¿será alguna trola de Apple para ocultar la cagada monumental con el iOS 7? La verdad es que estaba tan desesperado de que mi teléfono fuera un ladrillo que dije, bueno, si no siempre podremos comprarnos un Android chino por 100€, así que dicho y hecho procedí a actualizar el sistema.

Tras unos 20 minutillos que tarda la descarga, más chequeos y actualización tenía mi teléfono actualizado. Lo primero que hice fue abrir el teclado y… ¡oh sorpresa! ¡¡Va rápido!! Muuuy rápido. Esto promete, abro el correo, aplicaciones, la cámara.. todo suaveeeee pero lo mejor de todo es que en esta actualización mantuve las aplicaciones y no fui una por una como en la anterior. Todo bien, el sistema corre que se las pela. No se si llega a ser tan rápido como el 6, pero si no, se le acerca mucho. El teléfono definitivamente es otro, ahora da gusto, no va a trompicones y la experiencia de usuario ha mejorado muchísimo.

En fin, que ahora sí podemos decir: Si tienes un iPhone 4, actualízate a iOS 7.

 

Spotify, el universo musical por excelencia para el Geek

De todos es sabido que Spotify esta siendo y será la auténtica revolución en la música online, y encima de forma legal, por mucho que les pese a más de un “artista”, por llamarlo de alguna manera, que sigue pensando que la única manera de vender su música es hacerlo en formato físico…

En fin, pero el objetivo de este post, y de antemano digo que va a ser corto, es el de expresar mi auténtico grado de sorpresa cuando en un momento de extremo delirio y en modo GEEK activo a más no poder (para el que no lo sepa geek es lo mismo que friky) se me ocurrió ver si existían canciones de juegos de ordenador de mi época adolescente y… no, no es que hubiera, es que ESTA TODO!! Ahí estaban las maravillas del señor Chris Hüelsbeck (¿Os acordáis de Turrican?) y de otros animales de la época como Allistair Brimble, que nos deleitó con bandas sonoras techno en juegos de la ya antológica Team 17 cuando se dedicaban a producir juegos casi exclusivamente para Commodore Amiga. Toda una época dorada que esta tarde, musicalmente hablando, estoy reviviendo mientras me peleo con líneas de código en PHP de un proyecto que me empieza a tener hasta las narices… pero… como diría Conan al final de su película, eso ya es otra historia.

 

Y para este año…

Curioso texto para un post, y más teniendo en cuenta que el año empezó hace ya casi dos meses, pero como se suele decir, nunca es tarde si la dicha es buena.

Cuando comencé este blog intenté de alguna manera enseñar cosas que iba descubriendo en mi día a día que podrían ser útiles a otros, que como yo, se dedicaban a ser administradores de sistemas y siempre intentando que todo girara en torno al software libre y como no, lo que uso prácticamente a diaro: Linux.

Con mi marcha a Londres la cosa cambió un poco. Ya no tenía casi tiempo de postear nada de lo que hubiera ido aprendiendo en mi día a día en la capital británica, que no has sido poco, y en su lugar, erróneamente me dediqué a contar un poco como estaba siendo mi vida en los primeros meses en Londres. Lo que en un principio se antojaba como algo interesante y que me daría la motivación suficiente para escribir de nuevo en este blog se convirtió poco a poco en su decadencia. Creo que solo excesivamente malo para ir contando este tipo de historias y más cuando cosas que al principio te parecen realmente sorprendentes, en parte por la diferencia de cultura de los ingleses en comparación con los españoles, termina pareciéndote de los más normal con el paso de los meses.

Con todo esto nos hemos plantado en 2014 y en el mismo minuto 1 del nuevo año y a golpe de campanada me fui haciendo mis propias proposiciones de futuro para este nuevo año y que, por una vez en la vida, espero no caigan en saco roto. Una de esas proposiciones era, como no, que este pequeño saliera de nuevo del estado moribundo en el que se encuentra. Para colmo de males me he encontrado que por causas del destino la instalación de WordPress que utilicé tenía más bugs que la primera versión de Windows y acabó por corromper la página de mala manera. Tras medio arreglar el engendro ahora mismo se puede arreglar, pero está claro que tengo que dedicarle algún fin de semana para terminar de solucionar el desaguisado.

¿Y entonces que voy a escribir aquí? Pues sinceramente, de cualquier cosa. La vida de un administrador de sistemas/desarrollador español en Londres está lleno de momentos realmente interesantes que nunca viene mal compartir. Ya no solo el hecho de conocimientos que uno quiera compartir con el resto del mundo, que no vienen mal, sino a veces hasta consejos. ¿Cómo lo veis?

Laravel: The PHP Framework I was waiting for

Today I would like to talk about a PHP framework that I have fallen in love with!! Although some time ago I spoke in this blog about how good CodeIgniter is, and I still think it is, all my new projects are going into a single direction: using Laravel.

Laravel is PHP framework, built over Symfony, that is actually in its 4th version.. yes! Version 4?? And almost nobody knew about its existence. Well, actually there are too many php frameworks that is quite impossible to know about all of them, but that does not mean that Laravel has a huge community behind it trying to improve it as much as possible.

So, why is Laravel so “wonderful”? If you have a look to its webpage https://laravel.com/ there is a slogan for this framework very well selfexplaining: “The framework for web artisans”. Yes, Laravel is created to focus on the web and to be as extensible and modular as possible when creating web projects. It’s basically what Symfony should have been in the past but never was, but why? If you have ever tried Symonfy you should have noticed that it is a VERY POWERFUL framework, but at the same time, really hard to learn and more oriented probably to big projects. Laravel is the opposite. It has all the power of Symfony but it does things in a very easy way. First of all I love the way you create your databases and structures. There is no need to learn MySQL or SQLite code anymore. You define at the beginning of your project which engine to use and after all everything is managed using Objects and Classes!! If in the middle of the project you decide to switch to  different database engine you can do it as well without changing any single line of code of your project, just the configuration file where it says which engine to use.

Not only that, but also the way you create the templates is simply stuning! It uses a templating language called Blade which is like an extension of PHP. That means that is quite easy to understand and learn for PHP developers. Probably in less than one hour a php developer can start doing his/her own templates after reading the initial documentation.

Something against Laravel? Well, it depends. I really hate a framework needs the command line for such tasks, and Laravel does. You need to execute commands to create a new project or deploy the database. In that way I like more CodeIgniter and to deploy it to a web server you need to access the config file in order to specify the public folder instead of the private folders for the project. Apart from that, the framework is simply perfect so it’s worth to have a look to it if you are looking for a powerful, easy and stunning php framework.

https://laravel.com/

PHP rapido, sencillo y pontente: CodeIgniter

Justo nada más empezar a trabajar en el Reino Unido me llamó la atención un framework (entorno de desarrollo) que muchos compañeros de mi trabajo solían utilizar a menudo cuando llegaban proyectos que requerían el uso intensivo de patrones, templates o como queramos llamarlos. Dicho entorno tiene el nombre de CodeIgniter y sí, para mi gusto es lo mejor que me he encontrado en muchísimo tiempo cuando quieres aprender a usar un entorno basado en MVC (Modelo Vista Controlador https://es.wikipedia.org/wiki/Modelo_Vista_Controlador) pero no se tiene demasiado tiempo libre para aprender a usarlo.

Muchos puristas y frikis de la materia me podrán decir: “Ya tenemos Symfony”, a lo que yo respondería: “por desgracia tenemos Symfony”. Symfony es grande, demasiado grande para mi gusto la verdad. Quizás su mayor baza sea que es genial para proyectos enormes que requieran de un sistema tremendamente dinámico que cree formularios en un abrir y cerrar de ojos con un sistema muy orientado a las tablas, pero en mi caso esto no ocurre. Dicho esto, vayamos al kit de la cuestión.

CodeIgniter es genial por varias cosas, pero destacaría las siguientes:

  • Es muy sencillo de aprender; sí, más que Symfony, por mucho que les pese a más de uno
  • Aunque permite el uso de templates no es necesario usarlos si uno no lo desea, es muy poco restrictivo
  • Requiere configuración cero para empezar a utilizarlo, es decir, lo descargas, descomprimes y a trabajar.
  • No necesita de lineas de comandos para configurar nada, todo lo contrario que Symfony
  • Y sobretodo… es raaaaaapidoooooo. A penas tiene impacto sobre un código en PHP puro.

De todas formas, lo que realmente hace interesante a este Framework es que, al igual que Symfony, permite el uso de algo tan de moda como es la programación en modelo Vista-Controlador. Para el que aún no tenga ni idea de qué va el asunto les resumiré que es algo así como tener dos partes en el código fuente. Por un lado tendríamos la parte visual, es decir, archivos semiestáticos en html o php y otra parte, más orientada al backend, en el que viene toda la lógica interna de la página web: Llamadas a la base de datos, rutinas internas a nivel de servidor, control de variables, etc. De esta manera conseguimos algo realmente interesante en un equipo de desarrollo: Podemos poner a un desarrollador especializado en html+css a hacer la parte visual y otro desarrollador únicamente entretenido en la parte interna. El resultado se fusiona, manteniendo unas reglas obvias para no machacarse uno con otro y ¡¡listo!!

Si os sigue picando la curiosidad: https://ellislab.com/codeigniter

 

¡¡Estoy vivo!!

La verdad es que no hay mejor manera para empezar esta entrada que con el título que he puesto: ¡Estoy vivo!. De verdad, lo siento. Ha pasado casi un año desde que hiciera la última entrada y vergüenza debería de darme el no haber publicado absolutamente nada pero es que sinceramente, a veces no hay ni fuerzas ni ganas para ello.

De momento seguimos en Londres, y pese al que le pese, de maravilla. Las oportunidades que en esta ciudad se dan para cualquier miembro del sector IT son enormes y me parece a mí que mucho cambia la situación en España o mal vamos, ya que aunque bien es cierto que la vida aquí es muchísimo más complicada que en cualquier gran ciudad española, tiene algunos alicientes que compensan la balanza, como el mero hecho de que desde que estoy aquí no he tenido que tirarme al suelo en ningún momento porque un ordenador no tuviera red… cosas tan estúpidas, pero a la vez, tan sencillas que hacen a uno sentirse lo que realmente es: un profesional de la informática.

Cabe decir que si antes tenía claro que no sabía si dirigirme hacia el mundo de la administración de sistemas o la del desarrollo, ahora lo tengo menos claro. Por suerte en la empresa donde trabajo me han dado la oportunidad de dedicarme también al desarrollo al mismo tiempo que me dedicaba a la administración de sistemas, lo cual ha sido un grandísimo empuje en el aprendizaje de algunos frameworks basados en PHP, algo que tenía pendiente en España pero que aquí por suerte he podido explotar. Por otro lado, en el campo de la adminsitración de sistemas he visto ya “in-situ” el poder que tiene hoy en día la virtualización y que gracias a un buen clúster se puede tener una auténtica granja de servidores virtualizados que se pueden ampliar, quitar, reponer, etc.. en cuestión de segundos. Vamos, lo que viene siendo el sueño de cualquier administrador de sistemas hace pocos años.

En fin, espero que a partir de ahora tenga algo de más tiempo y ganas de escribir por aquí, y más teniendo en cuenta que tengo muchas cosas que compartir.

¡Hasta pronto!

Comprobando el sistema sanitario británico

La verdad es que desde que llegué a Londres no he parado de decir maravillas sobre todo, pero claro, como todo siempre hay algún pero. El “pero” en este caso está en el sistema sanitario, y no porque sea malo, ojo! sino porque es “diferente” al español y más de uno puede acabar de los nervios al utilizarlo por primera vez si no esta acostumbrado a la mentalidad británica.

Para entender todo esto lo primero de todo sería explicar cómo funcionan aquí las cosas. En España estamos acostumbrados a tener ambulatorios donde ir en caso de necesidad de enfermedad menor y si la cosa va a mal salir pitando para urgencias al hospital más cercano. Aquí las cosas van “parecidas” pero no exactamente igual y es donde vienen los “peros”.

Lo primero de todo es saber que en lugar de ambulatorios en el Reino Unido encontraremos lo que se denominan GPs (pronunciado en plan animal “yipis”) que viene a ser la abrebiatura de General Practicer. Los GPs son como ambulatorios, pero algo más pequeños, en los que recibiremos atención médica poco urgente, aunque algunos sí que tienen servicio urgente en caso de necesitarlo. Nada más llegar al Reino Unido lo que deberemos hacer es ir a la página web del NHS (Lo que viene a ser la Sanidad Británica) y poner nuestro código postal. Al hacer eso nos apareceran los GPs más cercanos a nuestra casa, y ojo, que suelen haber un montonazo!!! En mi caso tenía dos GPs a menos de 300 metros de casa, así que podía hasta elegir. De hecho se pueden ver los comentarios que hace la gente sobre el GP en cuestión para comprobar si es “decentillo” y la calidad de los médicos que en él trabajan. Al final tras estudiar los dos nos decantamos por apuntarnos en uno. Para ello hay que ir al GP y pedir que nos registren. Nos pediran nuestro numero de la seguridad social (National Insurance Number), que en caso de estar trabajando deberemos de tenerlo y un documento identificativo, DNI o pasaporte. Tras rellenar un papelito nos daran una cita para… hacernos un reconocimiento medico!!! si si, un reconocimiento para comprobar que estamos bien y no traemos enfermedades chungas o cosas raras al Reino Unido.

Una vez hecho el tema del GP ya estamos en posesion de un nuevo numerito, llamado NHS number, que nos permitira acceder a los servicios del sistema sanitario britanico sin ningún problema y de forma gratuita tal y como hacemos en España. Y donde están los peros??? Pues esto es lo que nos pasó a mi querida @MariMarCampoy y a mi al poco tiempo de haber llegado a Londres… y lo mejor de todo es que luego me termino pasando casi a mi al mismo tiempo, asi que si alguno va a venir a Londres a vivir deberia de leer esto deteniiiiiidamente.

Mi querida Mar se habia puesto enferma tosiendo. El toser fue a mas y a mas hasta que un dia se encontraba tan mal que decidimos ir al medico. Nuestro problema es que aun no nos habia dado tiempo de ir a ningun GP para apuntarnos, por lo que decidimos ir a uno de ellos a ver si podiamos apuntarnos y que nos viera un medico lo antes posible. Y ahi comienza la peripecia. Fuimos al que nos queriamos apuntar cerca de casa a las 6 y algo y nos encontramos que a las 6 y media EN PUNTO cerraban asi que no la quisieron atender y la mandaron a otro GP que decia que cogia gente hasta las 8 de la tarde. Dijimos, bueno, tenemos tiempo mas que suficiente para llegar.. claro, no teniamos en cuenta que estabamos en Londres y en plena hora punta de salida de los trabajos. Lo primero que hicimos fue ver como narices llegar al otro GP que estaba, no lejos, pero si ligeramente a tomar por culo de nuestra ubicacion actual. Preguntamos a varias personas que habia por la zona por si sabian que autobus habia que coger para llegar y todos nos dijeron que por la zona nada, que habia que caminar un poco (no veas el ¨poco¨…). Como vi que se eternizaba el caminar hasta la parada intente coger un taxi… lo que tiene la hora punta, ni un taxi libre!!! Todos con la lucecita apagada porque estaban o fuera de servicio o llevaban gente asi que venga caminar hasta que en una de estas encontramos la dichosa parada que nos llevaba a la zona del GP.

Tras coger el ansiado autobus, el conductor del mismo se porto genial porque nos indico en que parada habia que bajar y hacia que direccion llegar, conseguimos llegar al GP… eso si, eran las 7 y pico cuando llegamos pero pensamos, si cierran a las 8, que menos que nos vea alguien en 5 minutos para ver que le pasa a Mar y poder comprar lo que haga falta en la farmacia. Ahora lo recuerdo y me rio pero en ese momento fue casi para coger una metralleta y liarse a tiros con los ingleses. Una pava llega y nos toma nota en un cuaderno de los sintomas en plan haciendose la interesante y de repente nos dice, es que tengo dos personas por delante y cerramos en 20 minutos.. y yo digo.. y???? son 5 minutos para verla y la tia venga a insistir ¨cerramos en 20 minutos, no da tiempo¨. A ver, que Mar esta mala, que tose como una condenada y que le cuesta ya hasta respirar del trote que llevamos. Pues nada, encima se nos pone borde la muy hija deeeee…… Cabreadisimos nos vamos al mostrado y preguntamos que narices hacer. Nos indican de ir a no se qué hospital, que encima este sí que estaba a tomar por culo. Mar me pregunta si podemos preguntar por ir a Guy´s Hospital, ya que sabemos donde estaba y nos queda relativamente cerca de casa. La medio china que nos estaba atendiendo nos dice ¨oh!! claro que si, ademas ese hospital esta muy bien¨. Amablemente nos indica donde coger el autobus para ir (ese si que se cogia cerca) y nos ponemos en marcha hacia Guy´s Hospital, sin saber lo que nos esperaba….

Llegamos a Guy´s Hospital y lo primero que nos sorprende ese verlo muy muy muy pero que muy vacío. Como ibamos como ibamos decidimos seguir las indicaciones de ¨Emergencies¨ e ir hasta la zona de urgencias. Cuando llegamos a dicha zona vemos la puerta cerrada y que no se abria… que raro!! Salimos de nuevo a recepcion y preguntamos a un celador mala follá que había por allí sobre urgencias, y el pavo con una mala hostia de tres pares de narices nos responde que las urgencias ya estan cerradas, que para urgencias 24 horas teniamos que ir a St James Hospital…. QUE?????????????? A ver, era el tercer sitio al que ibamos y no nos iban a atender por estar cerrado?????? Pues si, vaya si era verdad. Esto ya parecia una pesadilla digna de Freddy Krueger. Casi que estabamos por ir a casa y mandar todo a la mierda, pero ya era en plan de por mis cojones que alguien nos ve hoy como sea.

Nos dirigimos hacia la estacion de metro, que por suerte tambien estaba al ladito del hospital, en dirección Westminster, vamos a la estacion de metro del Big Ben ya que el hospital en cuestión está en frente, literalmente, del parlamento inglés, solo que en el lado opuesto del río. La verdad es que es la vez que menos me ha gustado ver al amigo Ben, pero en fin, es lo que hay. Salimos del metro, cruzamos el puente de Westminster y entramos al hospital… este sí que ya se parecía a lo que estamos acostumbrados a ver en España. Mucha gente esperando en urgencias con todo tipo de cosas.

A partir de ahi la cosa empezo a mejorar. Todo lo malo que habia sido para nosotros el sistema sanitario ingles se esfumo al ver la gran profesionalidad con la que Mar fue atendida. Cuando la vieron que tenia problemas de pecho no dudaron en hacerle electros, placas en el pecho, analisis de sangre.. vamos!! acojonante!! por supuesto para evitar problemas la tuvieron toda la noche en observacion tomandole la temperatura cada cierto tiempo y sinceramente, nos atendieron de maravilla. Vamos, a mi hasta me ofrecieron una taza de te mientras estaba con Mar!!! te  que por supuesto acepte y me sento de maravilla despues del trote de ese dia.

En conclusion, pagamos la novatada y bien pagada. Los GPs son para lo que son, ir porque estas resfriado y poco más. Si hay que ir tienes que hacerlo por la mañana o como mucho al mediodía. No se te ocurra ir por la tarde después de las 4 porque no encontrarás hueco y seguramente te tratarán como el culo. En caso de urgencia hay que buscar un hospital que estemos seguro que sea con las urgencias durante 24 horas. Te atenderán muy bien y solo tendrás que enseñar tu pasaporte español para certificar que eres ciudadano europeo. Con eso tendrás la asistencia asegurada!!

Ah! Y para acabar, para todos los que se están quejando del copago del sistema sanitario español que está ahora mismo en proceso de instauración. En UK cuando te recetan medicinas en el hospital, sea la que sea tienes que pagar 7.5 libras por cada una de ellas. Es decir, si te mandan un paquete de aspirinas y una caja de antibióticos pagas RELIGIOSAMENTE 15 libras por el pack….

 

Y si en España hay Mercadona en UK no se quedan atras

Ya ha pasado una semana desde que me diera la locura de hacerme “inglesito”, semana que no ha estado exenta de vivencias y cosas que cualquier español de a pie consideraría extrañas, pero ¡qué le vamos a hacer! Ojalá tuviera tiempo de poder escribirlas todas sin olvidarme de ninguna.

Lo primero que he de constatar, y con el trabajito que nos ha costado hacerlo realidad es de recibo mencionarlo es que, ¡ya tenemos piso! Tras una semana de estancia en una especie de residencia de estudiantes, estando dos personas en una habitación individual, hemos conseguido hacernos de un pisito en una zona realmente buena y para colmo realmente cerca del centro de Londres. Es por eso que ahora viene la segunda parte: ¡comprar cosas!

Para comprar cosas evidentemente hace falta lo siguiente: tiendas de cachivaches y supermercados. Los cachivaches es evidente, vasos, platos, sartenes… porque para el que no lo sepa aquí en UK no son tan generosos como nosotros los españoles a la hora de alquilar apartamentos, noooooooo. Ellos te dan el pisito como si te lo acabaras de comprar, es decir, sin nada. No platos, no hay cubiertos, por no haber no hay ni TV, aunque en algunos pisos en las fotos aparecía una tele luego te decian que no iba incluída en el precio.  Todas estas cosas uno las tiene que comprar y poner de su bolsilllo, evidentemente, por lo que es realmente importante el saber algún sitio relativamente barato donde poder hacerse con todo esto. Hay una tienda realmente curiosa y muy popular en UK llamada “Argos”. Los Argos son una especie de miniIkeas donde entras y ves que hay unas maquinitas, unos libros que son catálogos de productos y los típicos empleados que te ayudan, cobran, atención al cliente, etc. La historia es que ahí uno llega y mira en los libritos, tochos a más no poder de más de 1000 páginas, lo que quiere comprar, algo que es realmente sencillo ya que está por índice. Cuando lo encotremos apuntaremos el código que deberemos de poner en las maquinitas que hay en la tienda que a continuación emitirán un ticket con el que podremos pagar por tarjeta o en metálico y acudir al punto de recogida. Otra opción, que recomiendo enormemente, es hacerlo por Internet. Accedes a tooooodo el catálogo de cosas con un sistema de búsqueda algo más ameno que estar mirando en un librito y por supuesto se pueden ir reservando las cosas; es más, si uno quiere puede ir viendo la disponibilidad en las diferentes tiendas por si fuera muy urgente el tema para poder ir y recogerlo lo antes posible.

Gracias a esta fantástica tienda anoche pudimos cocinar, beber en vasos de cristal (las últimas semanas solo podíamos hacerlo en vasos de plástico) y un largu;isimo de cosas que a uno le parecen normales hasta que se encuentra con que esas cosas tan sencillas sencillamente te faltan.

Ya con los “cachivaches” comprados la siguiente opción es comprar la comida que irá para la casa. En Inglaterra existen un buen puñado de supermercados. Quizás haya incluso menos variedad de supermercados que en España, sin embargo con un poco de experiencia comprando uno sabe perféctamente qué va a comprar cuando entra en cada uno de ellos. Para que quede claro, en UK existen los siguientes supermercados que son más o menos los más conocidos: Marks & Spencer, Waitrose, Sainsbury, Tesco, Colaborative, Iceland y por supuesto los Lidl. Luego hay otros dos, realmente curiosos, que es un poco lo que todos los que vivimos la era dorada de la Peseta conocíamos como los “Todo a 100”. La particularidad de estos “todo a 100” británicos es que te encuentras DE TODO, desde comida hasta artículos de baño, y yo al menos de momento conozco dos marcas: 99p y Pounland. 99P es un establecimiento en el que todo está a 99 peniques, es decir 0.99 libras esterlinas y Pounland viene a ser lo mismo pero en lugar de 99 peniques los precios son de 1 libra esterlina. Todo, absolutamente todo en estos establecimientos está a este precio. De hecho algunas cosas son en plan “llévate dos por 99p”. Nosotros hemos llegado a encontrar desodorantes tipo de los que cuestan en España 3 euros a 1 libra esterlina. Ni cabe decir que cada vez que vamos a dichos establecimientos hacemos una buena compra porque sale a cuenta.

En cuanto a los supermercados es un poco dependiendo de lo caro y la calidad que uno desee. Los M&S son realmente buenos en calidad, muy muy buenos, pero claro, son caros de narices. Aquí se les suele poner el apelativo de “Marks & Expensive” ya que Expensive significa en inglés caro, haciendo un juego de palabras con el nombre original. Eso sí, si te metes y pillas ofertas pillarás cosas de muy buena calidad a unos precios más que razonables. Waitrose le sigue un poco de cerca. No es tan caro, de hecho hemos llegado a ver ofertas a precios más bajos que los supermercados baratos, pero claro, son ofertas. Por lo normal si uno quiere comprar cosas de mucha sin llegar a la burrada de M&S este es su sitio. En cuanto a Tesco, debe de ser el supermercado más extendido por Londres. Los hay a patadas y por todos lados. No está mal, pero a mí me sigue pareciendo más un supermercado de ir a comprar algo en plan de “se me han olvidado las galletas” que otra cosa. Si tienes ofertas pues las aprovechas y poco más ya que casi a la par de precios están los Sainsbury que a mí personalmente me gustan más. Finalmente están los Iceland. A pesar de que el nombre suene a “Pais de hielo” no dejan de ser supermercados normales y corrientes. Es cierto que abunda mucho la zona de congelados, donde hay prácticamente de todo, pero ayer por ejemplo nosotros compramos sal, verduras, etc. Iceland es en lo que a supermercados generalistas se refiere el más barato y no significa que hayan productos como en Lidl que no los conoce ni su madre. Por ejemplo, ayer compramos una ensalada Florette por el módico precio de 1 libra, es decir, el mismo precio que en España (1,30 euros). Este supermercado, aunque si lo comparamos por ejemplo con un mercadona es mucho más caro, tiene precios muy similares a los de un supermercado español y no te pegan una clavada por comprarte a lo mejor cuatro cosas.

Ya tenemos piso, la compra hecha y cachivaches metidos. ¿Qué será lo próximo?

 

Primera Semana de Trabajo

La verdad es que si hay que definir el trabajo en el Reino Unido con una palabra respecto al de España sería sencillo ya que la palabra “DIFERENTE” lo explica todo. La forma de trabajar británica no tiene absolutamente nada que ver con la española. Aquí hasta que no te ven bien preparado para comenzar a realizar tus labores no te ponen con los dedos en un fregado gordo por lo que pueda pasar.

Mi primer día en Hogarth fue realmente curioso. Esperaba estress por doquier al ser una empresa grande, y lo que me encontré fue con un día de lo más light aprendiendo donde estaban las salidas de emergencias, baños, sala de café más cercana, etc… vamos, lo “interesante”. Tras eso fuí presentado a mis compañeros, ¡¡de los cuales solo conozco el nombre de 5 después de una semana!!!! y se me asignó mi puesto de trabajo.

Cuando me dijeron “este es tu puesto” casi no dí crédito a lo que tenia delante. Acostumbrado a los monitores de como mucho 19 pulgadas de mi anterior puesto de trabajo en La Voz de Almería me encuentro con un pedazo de iMac de, creo, 20 o 21 pulgadas nuevecito. Eso sí, bien anclado con una cadena kesington de seguridad a la mesa para que nadie se lo lleve. Tras conseguir que a la hora aproximadamente me dieran mi usuario y contraseña comienza mi primer día de “trasteo”. Me voy familiarizando con los programas instalados, veo que tenemos Office Mac 2011 pero no tengo narices de configurar mi correo… en fin… una cosa que casi hasta me causaba mal sentimiento porque realmente no estaba haciendo prácticamente nada acostumbrado a los niveles de estress que tenía en Almería.

Tras dos días intructorios llegó el momento de ponerse manos en el asunto. Se me requiere que el tercer día en lugar de venir a las oficinas habituales me desplace hasta donde está la adminstración de sistemas, en una zona bastante céntrica y cercana a la City de Londres.. vamos, donde están las pelas de esta ciudad. Allí me pego todo el día junto a James, un pedazo de administrador de sistemas de lo más simpático y buena gente que me pone al día sobre todo lo que tienen montado para el departamento “Digital” que es al que yo pertenezco. ¡¡¡Ahora ya empezamos a hablar en mi idioma!!!! Sesiones de terminal en Linux contra algunos servidores CentOS usando SSH, transferencias de archivos usando SCP, configuración de sistemas, etc etc… ¡¡me encanta!!

El jueves obviamente cuando volví a mi puesto de trabajo ya la cosa pintaba diferente. Entendía lo que se estaba cociendo en la oficina y no iba tan sumamente perdido. Puse en prueba mis conocimientos del día anterior y siiiiii, las cosas estaban ahí donde James me había explicado. La verdad es que fuí un auténtico coñazo esa manañana mandándole mensajes sobre preguntas que me iban surgiendo. Lo mejor del día fue cuando a media mañana se presentaron James y Brenton, otro compañero de sistemas que considero un auténtico fiera, en las oficinas para tener un meeting conmigo y explicarme más cosas. De ahí saqué en claro todo lo que creo que me deparará la próxima semana, así que creo que los tiempos lights van a pasar a mejor vida en poco tiempo.

 

Nada más aterrizar nos toca buscar piso

Sin lugar a dudas, esta es la parte que, sin lugar a dudas, más dolores de cabeza me ha dado. ¡¡Qué dificil es encontrar piso en Londres!! Algunos dirán, pues en una ciudad de 8 millones de habitantes tampoco debe de ser tan difícil. Pues vaya si lo es…

Lo primero de todo es hacerse de alguna página de pisos inglesa tipo las españolas Idealista, BuscoPiso, etc etc. Aquí hay una bastante conocida, y que creo que a fin de cuentas es la que usa todo el mundo, que se llama GumTree. En ella no solo hay pisos sino ofertas de trabajo, coches, etc. Está realmente bien y las búsquedas son concisas.

Nuestro primer error, intentar buscar algo “cerca” de donde estábamos o al menos de nuestros trabajos. En fin.. decir que un apartamento de 2 habitationes en Londres a unos 4 km del centro de la ciudad te cuesta la nada despreciable cifra de, al cambio, 1600€ al mes no es ningún disparate. Mi querida novia me pregunta muchas veces ¿¿¿Aquí la gente “normal” como vive??? Por lo que hemos podido comprobar aquí se lleva mucho el tema de compartir piso, algo que en España estamos acostumbrados a que solo lo hagan estudiantes en Londres está a la orden del día, sobretodo si son familias con poco poder adquisitivo. La otra opción es irse a lo que literalmente conocemos “a tomar por culo”, donde encontraremos precios que rondan los 900€, que aunque sigue siendo caro, no deja de ser un robo a mano armada por casas que mejor no comentar en la situación en la que estaban.

Para el que no lo sepa el metro de Londres se encuentra dividido en zonas. Dichas zonas son como círculos concéntricos que se van alejando del centro cada vez más. El círculo central sería la Zona 1, que corresponde al centro de Londres, o al menos casi todo el centro, y a medida que nos vamos alejando ya nos meteríamos en zona 2, 3, etc.. En total hay 8 zonas en Londres, aunque lo normal es que las líneas no lleguen más allá de la zona 4 o 5 de metro. Solo algunas especiales, como el metro que va sobre la tierra y no bajo ella, llamado Overground, suelen llegar a este tipo de zonas. Estas zonas son el equivalente por ejemplo a decir que en Madrid vives en Leganés. A medida que tengamos que desplazarnos de una zona a otra se va incrementando el precio del billete. Por ejemplo ir de zona 1 a zona 1 es lo más económico, pero si ya hay que desplazarse a zona 2, o incluso zona 3 que es donde está el estadio olímpico el billete suele subir un buen pico, y os aseguro que el metro de Londres no es precisamente barato, ya que con tarjeta de prepago oscila entre las 2 libras a las casi 4 ¡¡¡POR TRAYECTO!!!. Vamos, que una visita al estadio de los juegos olímpicos puede costarte alrededor de 8 libras así a bote pronto, y no, las libras no son como los euros. Una libra equivale ahora mismo a unos 1,30€.

Una vez tenemos claro el tema de las zonas del metro londinense no es de extrañar que a más lejos la zona, más baja el precio del piso, pero claro, luego hay que echar cuentas en cuánto se gastaría uno en transporte. Nuestras cuentas eran claras, debería de ser zona 2 o 3 para no acabar en un barrio perdido de la mano de dios. La búsqueda comenzaba…

Nuestras primeras visitas comenzaron de hecho antes de mi venida a Londres. Quedé un día con 3 agentes inmobiliarios diferentes para que me enseñaran pisos. Por lo normal he tenido la suerte que el primer piso que he visto siempre ha sido el que me he terminado quedando; en Londres no he tenido la misma suerte.  El primer piso que vimos está a 10 minutos de London Bridge. Para mi sorpresa aún en Zona 1. En teoría nos iban a enseñar un piso que rondaba las 300 libras semanales. Nos enseñan el piso y yo dije ¡¡guau me encanta!! y de repente el agente me dice: “Este piso son 420 libras semanales” a lo que yo respondo “Perdooon???? no eran unas 300???” y con toda su cara me suelta “Ah! no! Ese era otro de este mismo bloque pero ya lo hemos alquilado. Este es exactamente igual pero su dueño pide más”. Y tanto que pedía más el colega, pero lo mejor de todo es que si regateas te dice que como mucho le baja 10 libras a la semana. En fin…. como el agente me vio cara de pocos amigos tras la tontería nos llevó a ver otro en Adgate. La verdad es que este sin ser tan bueno como el otro era realmente moderno y muy bien acondicionado. El precio, 370 libras… puffff… Finalmente vimos el tercero, que lo llevaba una agente con rasgos asiáticos pero que mejor ni contarlo. Un piso destrozado, hecho lo que se suele decir una mierda y que pedían 340 libras.

Nuestro siguiente intento fue ver a los dos días otro piso en Elephant And Castle. La verdad es que por unas horas llegué a pensar de que este sería nuestro piso. Totalmente nuevo, con unas vistas acojonantes de Londres y el precio muy razonable. Pero cuidadito en Londres. A la más mínima te la intentan colar los agentes inmobiliarios. Te dicen el precio sí, pero luego a la hora de firmar el contrato de quieren colar “fees” (cuotas, extras, o como quieras llamarlo) por todos lados, de hecho algunas agencias te pueden llegar a cobrar 100 libras “por investigar” quien eres antes de darte las llaves. En este caso estos impresetables nos dicen primero que el depósito era de solo dos semanas.. ¡¡cojonudo!! luego cuando llegamos a la oficina me dicen “si, dos semanas, mas otras cuatro de depósito al entregar el piso y un mes por adelantado”. ¡¡Coño!! Ya no son dos semanas. Pero aún hay más. La agencia se llevaba una semana entera de honorarios de piso extra, más 100 libras ¡¡por cabeza!! de referencing fees (las famosas para investigarte). Total, que en un momento te dicen que tienes que pagar 4200€ de golpe solo para entrar a vivir.

La paciencia se nos estaba acabando pero como se acercaba el día de empezar a trabajar y había que encontrar piso sí o sí, aceleramos el proceso. Quedamos con un agente inmobiliario para ver un piso en Bromley-By-Bow, una zona que en teoría parecía decente. Lo primero de todo es que para llegar es un auténtico coñazo. Hay que cambiar de metro unas cuantas veces y se hace interminable. Cuando ya conseguimos llegar a la estación nos queda un auténtico pateo (y el colega nos decía 5 minutos a pie… ¡¡aarrghh!!) hasta que llegamos a la zona residencial. Hombre, la cosa cambiaba. El piso en una zona residencial vallada, con acceso de seguridad, modernísima, un piso.. uff!! ¡¡qué piso!! Le dijimos al hombre que nos íbamos a dar una vuelta para ver la zona a ver si nos convencía porque el piso nos había gustado mucho y el precio era más que asequible… Pues ahí que nos ves caminando y caminando y no había ni un dichosos supermercado!! Solo nos encontrábamos algunos pequeñísimos comercios regentados por inmigrantes árabes, que no tengo nada en contra de ellos, solo es para poneros en situación de como era el barrio y a la par pasando por zonas de pisos de dudosa estima. Obviamente dijimos que no, y eso que el piso estaba brutal.

Nuestra última peripecia, y espero que sea la definitiva porque ya he quedado en dar el pago, fue un piso en Bermondsey. Una zona que por lo que nos dijeron está en plena expansión y mucha gente joven está yendo a ver pisos allí. A diferencia del anterior piso en este caso la opinión fue al revés. Quedamos con una chica agente inmobiliario, típica inglesa algo estrafalaria y bastante estresada que nos enseña 3 viviendas exactamente iguales de un edificio situado al lado de unas naves industriales. Al principio me dio mala espina porque uno de los pisos daba diréctamente a unas vías del tren y era realmente pequeño, a parte de ciertas cosas que es para matar a los ingleses a la hora de construir, pero en fin, teniendo en cuenta que es nuevo a estrenar y que de hecho aún había marcas de suciedad de obra es un plus a añadir. Hicimos lo mismo que el otro piso, nos fuimos a dar una vuelta por la zona y… ¡¡esto es otra cosa!! Varios supermercados, oficinas bancarias, peluquerías, paradas de autobús, y el metro a unos 5-6 minutos caminando de la casa…. Vale, la casa es minúscula, pero los contratos son de 6 meses así que si dentro de 6 meses estamos hasta las narices, siempre podemos cambiar.