¡¡Estoy vivo!!

La verdad es que no hay mejor manera para empezar esta entrada que con el título que he puesto: ¡Estoy vivo!. De verdad, lo siento. Ha pasado casi un año desde que hiciera la última entrada y vergüenza debería de darme el no haber publicado absolutamente nada pero es que sinceramente, a veces no hay ni fuerzas ni ganas para ello.

De momento seguimos en Londres, y pese al que le pese, de maravilla. Las oportunidades que en esta ciudad se dan para cualquier miembro del sector IT son enormes y me parece a mí que mucho cambia la situación en España o mal vamos, ya que aunque bien es cierto que la vida aquí es muchísimo más complicada que en cualquier gran ciudad española, tiene algunos alicientes que compensan la balanza, como el mero hecho de que desde que estoy aquí no he tenido que tirarme al suelo en ningún momento porque un ordenador no tuviera red… cosas tan estúpidas, pero a la vez, tan sencillas que hacen a uno sentirse lo que realmente es: un profesional de la informática.

Cabe decir que si antes tenía claro que no sabía si dirigirme hacia el mundo de la administración de sistemas o la del desarrollo, ahora lo tengo menos claro. Por suerte en la empresa donde trabajo me han dado la oportunidad de dedicarme también al desarrollo al mismo tiempo que me dedicaba a la administración de sistemas, lo cual ha sido un grandísimo empuje en el aprendizaje de algunos frameworks basados en PHP, algo que tenía pendiente en España pero que aquí por suerte he podido explotar. Por otro lado, en el campo de la adminsitración de sistemas he visto ya “in-situ” el poder que tiene hoy en día la virtualización y que gracias a un buen clúster se puede tener una auténtica granja de servidores virtualizados que se pueden ampliar, quitar, reponer, etc.. en cuestión de segundos. Vamos, lo que viene siendo el sueño de cualquier administrador de sistemas hace pocos años.

En fin, espero que a partir de ahora tenga algo de más tiempo y ganas de escribir por aquí, y más teniendo en cuenta que tengo muchas cosas que compartir.

¡Hasta pronto!